“Somos una Iglesia de Pascua”. Homilía, Minerva Diocesana 29/04/2017.

Excmo. Mons. Alfredo Torres, Obispo de San Fernando de Apure.
Homilía en la Minerva Diocesana, 29 de Abril de 2017. Parroquia Santuario Diocesano María de la Medalla Milagrosa.
 

La Pascua que estamos viviendo no es solo un tiempo litúrgico de aquí hasta el día Pentecostés; eso litúrgicamente es cierto. La Gran verdad es que somos una Iglesia de Pascua toda, hasta el final de los tiempos, porque la Pascua es la conciencia, la vivencia, la certeza de que Cristo está vivo y Resucitado, no solo en el Cielo donde ha Ascendido, sino que está en medio de nosotros. ¡Qué belleza! ¡Qué alegría! Eso nos conforta; es lo que da razón a todos los esfuerzos de encuentro continuo de Uds. los Cofrades; hace apenas un tiempito, que estuvimos en la Minerva en Achaguas, el tiempo pasa rápido.

La Pascua es esa conciencia de la Presencia de Cristo. Que está presente en la Palabra, en la fraternidad, en la Asamblea, pero que está de manera excelente presente, real y verdaderamente, como así lo confesamos en el seno de la Iglesia, en el Augusto Sacramento de la Eucaristía: ¡allí está el Señor! Allí se hace minuto a minuto, segundo a segundo de nuestras vidas, el Gran Milagro del Regalo del amor Misericordioso de Dios en la presencia del Señor en la Eucaristía. Siempre debemos profundizar en el ese Milagro y en ese regalo del Señor. Qué bonito cuando uno va a los templos y siempre hay un grupo de personas adorando al santísimo, saludando al Señor y me encanta como van mejorando Uds. con sus párrocos la presentación y el arreglo del Altar del Santísimo, conscientes de que allí está el Señor. Este templo, por ejemplo, tiene una capilla del Santísimo muy bonita, así como otras. Algunas otras aún tienen cosas por mejorar, pero vamos aprendiendo y progresando. ¡Qué bonito eso, qué hermoso! Esa es la gran diferencia con los templos de los hermanos separados que llamamos protestantes: uno va a esos templos, algunos muy bonitos, pero hay un vacío, uno siente una frialdad de algo, falta algo, falta Jesús Sacramentado, como lo tenemos nosotros en nuestros Templos.

Si algo debemos ser todos, sacerdotes, Obispos, religiosos, religiosas, laicos, si algo debemos ser es Devotos… Devotos del Santísimo Sacramento, el Consolador; como acabo de mencionar, cuando uno va a una Iglesia y encuentra gente orando, recitándole al Señor, contándole y con ese cariño; les decía en un Encuentro con los Seminaristas hace un mes, una palabrita que encontré en Internet, conversé con los muchachos cuando uno ve en muchísimos Templos “los mimos” que hacemos a Cristo, cómo lo mimamos, hay que mimar al Señor, expresarle nuestro cariño, tenerlo bonito con sus florecitas frescas, con sus velitas y acompañarlo, estar un rato con Él. Recuerdo de una historia que escuché en el Seminario: un viejito que venía todos los días al Templo a orar y se quedaba dormido, pero se quedaba ahí unas dos horas, y un día el Párroco le dijo: “Señor, pero Ud. viene es a quedarse dormido ahí delante del Santísimo”. Y entonces el viejito le respondió: “es que está tan solito, que aunque me quede dormido lo estoy acompañando”. A veces nos hace falta a nosotros darle esos “mimos” al Señor. Y los grandes encargados de mimar al Señor en la Parroquia son los Cofrades del Santísimo: ¡A cuidar a Jesús! ¡A tenerlo bonito! ¡A tenerlo limpio! No sólo es el Párroco que es el gran responsable, sino que Uds. son como especialistas en ese tema… Sigamos estimulando esa presencia viva del Señor en el Augusto Sacramento. Cuando yo era Párroco y venia mucha gente a pedirme consejo por algunas dificultades, sobre todo matrimoniales, y después de decirle lo que podía decirle, le invitaba a que fuera al Santísimo a Orar: “vaya a contarle a Él; ya Él sabe las cosas nuestras, pero le gusta que se las contemos”, y que lo acompañemos y que recibamos de Él las luces para el diario caminar.

Junto con esa conciencia hermosa de Cristo vivo, la Palabra de Dios hoy nos añade dos cositas: ¡los vendavales! Estamos en tiempos de vendavales y no podemos dar la espalda, y como dice la Palabra de hoy, “sin temor, sin miedo”. En esos vendavales, cuanto más necesitamos la presencia, hacerlo presente, reconocer la presencia del Señor y hacernos fuertes en Él; solo Él puede darnos esa fuerza. Hoy vivimos en todos estos vendavales y ciertamente no podemos de estar de espaldas ante estas circunstancias. Hace poco los Obispos de la Provincia nos reunimos esta semana, y decíamos eso, que tenemos que estar presentes de alguna manera con nuestro mensaje, evitando radicalismos de una parte y de otra, y muchísimo menos incitando a odios y resentimientos, todo lo contrario, desde la Palabra de Dios seguir animando la búsqueda, la lucha de nuestras comunidades para la solución de sus problemas y necesidades desde la prédica del amor, de la reconciliación y del esfuerzo de acompañamiento de los unos para con los otros. Y es bueno decirlo aquí, en esta reunión de Cofrades, que es como una reunión de intimidad, los íntimos de Cristo. Y se nos invitaba a que conserváramos la altura del lenguaje, la altura del amor, la altura del respeto de los unos y de los otros, aunque piensen distintos y en ese sentido los Sacerdotes con ju Obispo y los fieles más cercanos, mantener esa altura en una Patria que ciertamente, está en búsqueda. Y que mejor en estas circunstancias, que no sería lo único, pero al menos hacer eso fuertemente, la oración ante Jesús Sacramentado por nuestra Patria. Mons. Moronta en San Cristóbal, invitó a los fieles a orar ante el Santísimo Sacramento, bueno también nosotros lo debemos hacer. Y en nuestras oraciones comunitarias, en la Santa Misa, en la oración personal, siempre tener presente la Patria nuestra para que el Señor nos bendiga con el don de la Paz.

Con estas ideas les quiero animar a seguir adelante, a no descuidar ni desfallecer en las atenciones a Jesús Sacramentado porque Él camina con nosotros y nos acompaña, y sin Él, ciertamente no somos nada. ¡Que el Señor nos bendiga!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *