Madre Carmen Rendiles: una Venezolana que será beatificada en Junio de este año.

Madre Carmen Rendiles: una Venezolana que será beatificada en Junio de este año.

La beatificación de la religiosa motiva una Misión Evangelizadora en las calles y plazas públicas de Caracas, para llevarles esperanzas a los venezolanos en medio de la crisis.

La religiosa venezolana Madre Carmen Rendiles Martínez ya tiene fecha para subir a los altares: 16 de junio de 2018 en Caracas. Así lo anunció el cardenal Jorge Urosa Savino en su mensaje de Cuaresma: “Llevar la Luz y el Consuelo de Cristo a nuestros hermanos”. Pero antes de la ceremonia, la Arquidiócesis de Caracas realizará una intensa Misión Evangelizadora que comienza en esta época de Cuaresma, se prolongará durante la Semana Santa y culminará con la beatificación de la religiosa en junio.

En un mensaje dirigido este fin de semana, el arzobispo de Caracas indicó que la citada Misión Evangelizadora “concluirá con la fiesta de la exaltación de otra religiosa venezolana al honor de los altares: la beatificación de la Madre Carmen Rendiles, religiosa fundadora de la benemérita Congregación de las Siervas de Jesús”.

La celebración “tendrá lugar el 16 de junio de este año”, apuntó Urosa. Aunque no precisó el lugar del evento, la última beatificación de una religiosa venezolana, correspondió a la Madre Candelaria de San José, el 8 de abril de 2008, cumpliéndose en el estadio de béisbol de la UCV, en Caracas, espacio que no fue suficiente para albergar a miles de venezolanos que llegaron desde todos los rincones del país.

Decreto papal. El Santo Padre Francisco dio a conocer el pasado 19 de diciembre el decreto de beatificación de Carmen Rendiles luego de aprobarse una curación milagrosa en forma “instantánea, perfecta, estable y duradera”, ocurrida en la doctora Trinette Durán de Branger el 18 de julio de 2003, según publicó Aleteia en su oportunidad.

Carmen Rendiles Martínez se convierte así, en la tercera beata venezolana, detrás de María de San José y Candelaria de San José. Se le adelanta a 16 causas abiertas a de sacerdotes, religiosos y laicos venezolanos que también esperan concluir en los altares, incluido el doctor José Gregorio Hernández, conocido como “El médico de los pobres”.

La nueva beata nació en Caracas el 11 de agosto 1903, y sus biógrafos destacan que llegó al mundo sin uno de sus brazos, el izquierdo. Sin embargo, ello no le impidió actuar con normalidad desde pequeña y luego sentirse atraída por la vida religiosa.

Precisamente, la curación milagrosa de la doctora Trinette Durán de Branger ocurrió en uno de sus brazos que quedó inmovilizado luego de recibir una descarga eléctrica mientras realizaba una operación, en el hospital “Pérez Carreño” de Caracas.

Mujer de gran tesón. La Madre Carmen Rendiles ingresó el 25 de febrero de 1927 a una comunidad de origen francés llamada Congregación Siervas de Jesús en el Santísimo Sacramento. Llegó a fundar diversos colegios en Caracas y otras regiones de Venezuela, donde les brindó educación a niños de escasos recursos económicos.

Además, su tesón, constancia y reconocida fe, la llevaron a fundar la Congregación de Siervas de Jesús, en el año 1966. Carmen Rendiles fue nombrada Superiora General, cargo que desempeñó con dedicación hasta su fallecimiento, el 9 de mayo de 1977.

¿Qué es la Misión Evangelizadora?

El cardenal Jorge Urosa Savino explica que la Misión Evangelizadora se trata de “una intensa acción evangelizadora, de anuncio de la Palabra de Dios”, que se cumplirá con “encuentros en las calles y plazas, en reuniones vecinales, en encuentros especiales de oración, en nuestras celebraciones ordinarias, llevemos a nuestros hermanos el mensaje de salvación, de redención y de felicidad que nos trajo Jesucristo”.

Considera que “más allá de las preocupaciones por los problemas que a diario confrontamos, nosotros podemos reafirmar nuestra fe en Dios, y acercarnos a Él, sin dejarnos llevar por la indiferencia religiosa, por el desaliento ni la desesperanza”.

Por el contrario, “en estas circunstancias debemos reforzar nuestra práctica religiosa, unirnos más al Señor, fortalecer nuestra confianza en él, y abrirnos a su ayuda para poder responder de manera cristiana, con fe viva, con bondad, sin responder al mal con el mal, sino viviendo de acuerdo a los Diez Mandamientos de la Ley de Dios”.

Caracas, 18 de Febrero de 2018

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic

Obispos Venezolanos hablan al Pueblo sobre elecciones presidenciales adelantadas.

Obispos Venezolanos hablan al Pueblo sobre elecciones presidenciales adelantadas.

La presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana, en nombre de todos los Obispos, ha manifestado su posición ante el adelanto de las elecciones presidenciales, a través de un comunicado con fecha del 29 de enero de 2018, en el que denuncian con voz profética que esta convocatoria a elecciones es un “espectáculo de distracción y alienación”, hacen un llamado al Gobierno, al CNE y a los partidos políticos a actuar con coherencia frente a los graves problemas de la sociedad y frente a la actual carta magna. Los Obispos también invitan al mismo pueblo a despertar en su conciencia del poder que posee, ratifican su compromiso de colaborar por una Venezuela fraterna, invitando al compromiso, a la esperanza y a la solidaridad.

A continuación el texto completo:

 

ANTE LA CONVOCATORIA A ELECCIONES PRESIDENCIALES ADELANTADAS.

1.- Ante la decisión de la Asamblea Nacional Constituyente -ANC-, y su “imposición” al Consejo Nacional Electoral -CNE- de realizar elecciones presidenciales adelantadas para el primer cuatrienio del año 2018, en comunión con nuestros hermanos Obispos de Venezuela, llamamos a la comunidad nacional a reflexionar serena y seriamente sobre lo que ello significa.

2.- En primer lugar, ratificamos lo dicho en la Exhortación Pastoral “Dios consolará a su Pueblo”, del pasado 12 de enero 2018: “La Asamblea Nacional Constituyente es inconstitucional e ilegítima en su origen y en su desempeño. En vez de limitarse a redactar una nueva Constitución pretende erigirse en un supra poder con funciones ejecutivas y judiciales” (n.4). Demostración de esto es el mandato dado al CNE por parte de la ANC para que convoque elecciones presidenciales adelantadas, contraviniendo el marco legal vigente.

3.-En segundo lugar, estamos ante un hecho de extralimitación y desnaturalización de las funciones de la ANC. Tenemos una Constitución Nacional y unas leyes que estipulan claramente el procedimiento de las elecciones. Sencillamente, se desconocen y omiten estas disposiciones, para legislar según los intereses propios del poder.

4.- En tercer lugar, es, además, un despropósito ético y humano, un verdadero crimen que clama al cielo, que en medio de una situación de penuria, hambre, parálisis de servicios, muerte y colapso nacional, se privilegie un espectáculo de distracción y alienación, en condiciones desiguales, contra todo sentido de equidad y servicio a la población. En Democracia la primera responsabilidad de todo gobernante es atender las necesidades básicas de la gente, que por desgracia hoy está obligada a pasar hambre, a no contar con los servicios mínimos indispensables para la vida, en ocasiones hasta morir, y en otras, a emigrar ante la necesidad de sobrevivir.

5.- Debemos recordar lo que dice la Constitución Nacional: “La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo…” (Art. 5), por tanto, es el pueblo el que debe asumir “su vocación de ser sujeto social con sus capacidades de realizar iniciativas como, por ejemplo, que la sociedad civil lleve adelante una consulta para señalar el rumbo que quiere dar a la nación como prevé nuestra Carta Magna (Cfr. Art. 71)” (n.6). Es el propio pueblo, y no una instancia espúrea el que sitúe las cosas en su justo lugar.

6.- Para ello se necesitan instituciones del Estado que respeten la voluntad del pueblo. El CNE es la institución llamada a velar por las garantías electorales de los ciudadanos, de ahí la necesidad de su reestructuración para que “cumpla con la imparcialidad que le pide la Constitución vigente. Solo así actuará con transparencia y equidad en sus funciones y garantizará el respeto a las decisiones del pueblo” (n.7). Aunado a esto debemos recordar que si realmente vivimos en democracia, la institución electoral –CNE- debe mantener su autonomía y servir al pueblo elector.

7.- La dirigencia política debe asumir responsablemente la difícil y real situación: la comunidad internacional ha declarado abiertamente su convicción de que la actuación del gobierno es inaceptable. La dirigencia de los partidos políticos ha sido en muchas circunstancias deficiente e incoherente. Deben abrirse a buscar un consenso con los diferentes sectores de la sociedad, pues una condición imprescindible es el reconocerse y lograr una unidad política que va mucho más allá de las alianzas electorales.

8.- La situación y el momento que estamos padeciendo los Venezolanos ante esta crisis global, “requiere de una gran dosis de esperanza junto a acciones concretas que contribuyan a mejorar las condiciones de vida, a dignificar a las personas, y a fortalecer a las familias y comunidades a las que pertenecemos” (n. 9). En ello estamos dispuestos a colaborar para que encontremos el rumbo de una Venezuela fraterna y de todos. “Lo positivo y lo eficaz es el compromiso, la esperanza y la solidaridad. ¡Despierta y reacciona, es el momento!, lema de la segunda visita de san Juan Pablo II a Venezuela (1996), resuena en esta hora aciaga de la vida nacional. Despertar y reaccionar es percatarse de que el poder del pueblo supera cualquier otro poder” (n. 8).

Que el Espíritu nos ilumine y nos dé fuerzas para servir a nuestro pueblo.

Con nuestra bendición.

29 de enero de 2018

+José Luis Azuaje Ayala
Obispo de Barinas
Presidente de la CEV

+Mario Moronta Rodríguez
Obispo de San Cristóbal
1° Vicepresidente de la CEV

+Raúl Biord Castillo
Obispo de La Guaira
2° Vicepresidente de la CEV

+José Trinidad Fernández Angulo
Obispo Auxiliar de Caracas
Secretario General de la CEV

+Jorge Cardenal Uorsa S.
Arzobispo de Caracas
Presidente honorario de la CEV

+Baltazar Cardenal Porras C.
Arzobispo de Mérida
Presidente honorario de la CEV

Homilía de Mons. Víctor Hugo Basabe, celebración Eucaristica de la visita 162 de la Divina Pastora en Barquisimeto.

Homilía de Mons. Víctor Hugo Basabe, celebración Eucaristica de la visita 162 de la Divina Pastora en Barquisimeto.

BARQUISIMETO 14 DE ENERO 2018

Queridos hermanos Obispos, sacerdotes, religiosas (os) seminaristas, agentes de pastoral y laicos de los distintos movimientos de apostolado seglar que, desde distintos rincones de Barquisimeto y de Venezuela han venido hoy a sumarse a la alegría y devoción del pueblo larense en ocasión de la 162 peregrinación de la Divina Pastora a Barquisimeto. Autoridades civiles, policiales y militares.

Queridos hermanos todos.
Permítanme expresar en primer lugar mi más sentido agradecimiento a mi hermano Mons. Antonio López Castillo, Arzobispo de esta Iglesia de Barquisimeto y al Comité organizador de esta gran fiesta de la devoción mariana por su deferencia al permitirme presidir esta Eucaristía.

Esta fiesta del amor de un pueblo por la Madre amorosa de Jesús y madre nuestra, se realiza en un marco muy particular.
A nivel litúrgico, estamos en el ocaso del II Domingo del Tiempo Ordinario. Un domingo en el que las lecturas propias de la Misa nos han invitado a vivir atentos en la escucha del Señor a imitación del pequeño Samuel y a seguir a Jesús a fin de que el encuentro con él transforme nuestras vidas y le dé sentido pleno a nuestra existencia, como ocurrió con aquellos dos discípulos que al escuchar el testimonio de Juan sobre el Maestro y luego de pasar la tarde con él vieron transformadas sus vidas para siempre.

En medio del contexto de este segundo domingo del tiempo ordinario. Pero desde las lecturas escogidas para esta solemnidad. Esta jornada mariana tan especial para el pueblo de Venezuela y, en particular para el pueblo larense, nos invita a recordar el amor de Dios por nuestra tierra, de manera especial, en momentos de dificultad como los que ahora vivimos, y a renovar nuestro amor y confianza filial para con María a quien Cristo nos donó como madre al pie la Cruz y quien ha querido hacer de Venezuela tierra privilegiada de su presencia al dársenos en la Coromoto de los llanos, en mi amada Chinita de Maracaibo, en Nuestra Señora del Valle de Margarita y todo el oriente, en la Consolación de Táriba de las montañas andinas, en la Divina Pastora de Lara y de toda Venezuela, y de tantas advocaciones bajo las cuales la venera este noble pueblo.
Ese amor de Dios por Venezuela lo debemos descubrir también, en el oráculo profético de Zacarías que escuchamos en la primera lectura. En él, debemos encontrar la voz reconfortante de Dios que nos anima a los venezolanos a no dejarnos ganar por la desesperanza y a pensar que se ha olvidado de nosotros.

Hoy es Venezuela, ese pueblo asediado por tantos males como el Israel del tiempo del profeta, a cuyo encuentro viene el Señor para recordarle que ha puesto su morada en medio de él para siempre. Hoy somos nosotros ese pueblo que en medio de tantas dificultades debe alegrarse por la certeza de que su Dios viene en su ayuda. Hoy somos nosotros los llamados a entender que nuestro destino como nación, no está en manos de un hombre, de un gobierno o de un imperio, que nuestro destino está en las manos de Dios y que por ende en buenas manos está.

Por eso, como el profeta, yo te digo hoy Venezuela, desde esta tierra de la Madre del Divino Pastor, aún en medio de tantas dificultades y angustias, ¡Alégrate y salta de gozo! Porqué el Señor tu Dios está en medio de ti!

También hoy, la voz agradecida de María que resuena en su cantico de alabanza en el salmo responsorial, debe ser la voz agradecida del pueblo venezolano reconociendo las tantas maravillas y las obras grandes que a lo largo de nuestra historia Dios ha realizado y tenemos certeza, continuará realizando en nuestro favor.

Hoy, a la luz del Evangelio proclamado, viendo el ejemplo de caridad y servicio de María que va a ponerse a disposición de su prima Isabel sabiendo que necesita de su ayuda y compañía, debemos disponernos a imitarlo y salir presurosos al encuentro de tantos hermanos que hoy en nuestra tierra están sumidos en la desesperación y angustia a la espera de que vayamos a su encuentro con una palabra de aliento, con un gesto de caridad y sobre todo, como mensajeros del amor y la esperanza divinas.
Contemplando el ejemplo y la disponibilidad de María, me vienen a la mente las palabras del p. Luis Ugalde SJ, en la sesión inaugural de la recientemente concluida CIX Asamblea Plenaria Ordinaria del episcopado venezolano. Ante la verdad del hambre y desolación en la que cientos de miles de nuestros hermanos están sumidos en la hora actual, a quienes creemos en Cristo en esta tierra, la realidad nos desafía a optar por el camino de la bendición o la maldición eternas de las que nos habla Jesús en el capítulo 25 del evangelista Mateo. Es la hora no sólo para decir que muchos venezolanos están con hambre, sedientos, enfermos, desnudos, presos y forasteros. Es más bien la hora del dar de comer, es la hora del dar de beber, es la hora del vestir la desnudes, es la hora de visitar y confortar al enfermo y al preso, es la hora de acoger a quien pasa por nuestras ciudades y pueblos buscando un mejor destino. Es la hora de elegir la senda de la bendición descubriendo el rostro de Cristo en el rostro sufriente de nuestro hermano. Que se multipliquen en nuestra tierra los gestos de caridad cristiana, que los discípulos de Jesús no nos excusemos en esta hora de la caridad que nos urge. Que como los discípulos ante la verdad de la multitud hambrienta que escuchaba a Jesús, cuando él les dijo “denles ustedes de comer”, no nos excusemos en el decir que no tenemos recursos suficientes, sino que, como aquel joven del cual nos habla el Evangelio, también nosotros nos dispongamos a poner en las manos de Jesús, hoy presente en las manos de nuestros agentes de pastoral social, nuestros cinco panes y nuestros dos pescados, con la certeza de que el milagro de nuevo se realizará.

No escojamos el camino de la maldición en el que se han empeñado quienes niegan que en Venezuela hay hambre y desnutrición. Quienes le cierran las puertas a quienes en el mundo quieren venir a nuestra ayuda negándose a la posibilidad de apertura de un corredor humanitario que permita hacer llegar a Venezuela alimentos y medicamentos. Quienes niegan –aunque lo ven con sus propios ojos- que miles de Venezolanos buscan que comer entre la basura. Quienes se empeñan en decir que en Venezuela todo está bien y que tenemos comida para alimentar a múltiples naciones, cuando la gran verdad es que en Venezuela cada vez más falta de todo y sobre todo alimentos. Quienes están empeñados en no entender que la causa fundamental de los males de Venezuela está en la persistencia en un modelo político económico y social, negador de Dios y por ende de la dignidad humana.

Delante de nosotros pues, una vez más está el camino de la bendición y la maldición. Hermanos creyentes en Cristo, escojamos la senda de la bendición para que un día sobre nosotros sean pronunciadas las palabras del Maestro que nos dice: “Vengan benditos de mi Padre, pasen al banquete preparado para ustedes desde la eternidad, porque tuve hambre y me dieron de comer, porque tuve sed y me dieron de beber, porque estuve desnudo y me vistieron, porque estuve enfermo y me visitaron, porque estuve preso y fueron a verme, porque cada vez que algo de esto hicieron con uno de mis hermanos más necesitados, conmigo lo hicieron.

Por otro lado, también en este domingo, de la mano del Santo Padre Francisco, la Iglesia universal celebra hoy la Jornada Mundial del migrante y del refugiado. Ella nos invita, a sensibilizarnos ante la realidad de millones de personas que en el mundo buscan refugio en otras tierras huyendo de la guerra, los desastres naturales, la pobreza, la persecución política o simplemente en búsqueda de mejores condiciones de vida que en su tierra no encuentran o les son expresamente negadas. En este último caso, no puedo dejar de sentir dolor y hacer mía la tristeza de tantas de nuestras familias venezolanas que hoy se ven tocadas por la migración de sus miembros a tierras desconocidas. Son ya millones de hermanos venezolanos, sobre todo jóvenes, los que se han marchado de nuestro país en búsqueda de nuevos horizontes y mejores condiciones de vida para ellos y para los seres queridos que dejan en su patria.

Hasta hace algunos años, Venezuela fue un país que acogió, protegió, promovió e integró a tantos hermanos que desde distintos lugares del mundo vinieron a esta tierra en búsqueda de un mejor futuro. Jamás pensábamos entonces, que llegarían estos días aciagos que hoy vivimos, en los que los venezolanos serían los que tendrían que marcharse de su país buscando ser acogidos, protegidos, promovidos e integrados en sociedades muchas veces hostiles a su presencia.

Encomendemos a la protección amorosa de la Madre del Divino Pastor, a tantos hermanos nuestros que hoy no están en este suelo que los vio nacer y del que quizás nunca pensaron tendrían que marcharse. Que ella guíe y custodie sus pasos y, en medio de las situaciones que les toque vivir, les mantenga en la certeza de que su Hijo Jesús está con ellos y les acompaña y bendice a donde quiera que vayan.

A ustedes queridos hermanos que hoy están fuera, les invito a mantenerse unidos a Cristo y a buscar la protección de su Santísima Madre. También, a tener presente que ésta tierra les espera con los brazos abiertos. Aquí nunca serán extranjeros, aquí están sus seres queridos y, sobre todo, aquí estará Venezuela esperándoles para que juntos emprendamos la tarea de reconstrucción de nuestro país cuando esta “peste” que hoy nos azota sea parte del pasado.

Ante la verdad de la migración, insisto también en llamar la atención a los jóvenes que están pensando en la posibilidad de marcharse del país. A ustedes les repito las palabras que tantas veces en mis encuentros con los jóvenes de Yaracuy he pronunciado y que en muchas ocasiones han sido molestas para quienes en el fondo se sienten tocados en su conciencia por la responsabilidad que saben les corresponde en este hecho. No son ustedes muchachos los que tienen que irse.

Si alguien tiene que irse de Venezuela, es quien es responsable de este desastre al que nos han conducido. Si alguien tiene que irse es quien es responsable de que miles de niños hayan ya atravesado la frontera de la desnutrición severa. Si alguien tiene que irse, es quien es responsable de que haya miles de venezolanos hurgando en la basura buscando un desperdicio para saciar el hambre. Si alguien tiene que irse, es quien es responsable de la corrupción que condena a los enfermos a morir de mengua por falta de atención en los hospitales insumos médicos y medicamentos. Si alguien tiene que irse de Venezuela, es quien está empeñado en pisotear la dignidad de los venezolanos al pretender convertirnos en mendigos y pordioseros dependientes sólo de las dádivas que ocasionalmente y clientelarmente nos ofrezcan.
Madre del Divino Pastor, Divina pastora de las almas a ti nos encomendamos.

En tus manos ponemos a toda Venezuela y su futuro. Consíguenos de tu hijo Jesucristo un corazón como el tuyo, dispuesto a la escucha, al servicio y al amor. También la sabiduría que necesitamos en esta hora para poder encontrar caminos de solución a tantos problemas que nos aquejan. Hoy, como en 1855, es todo el pueblo venezolano el que hace suyo el clamor del P. Macario Yépez, y te pide nos libres de tantas pestes que nos afligen. De la peste de la indiferencia para con tu Hijo Jesucristo que nos hunde en la desviación ética y moral y no nos permite reconocernos como hermanos hijos de un mismo Dios y hermanos en Jesucristo. De la peste de la indiferencia que nos postra en la comodidad y no nos permite entender que hay gente que necesita urgentemente de nuestro auxilio. De la peste de la indiferencia que no nos permite entender que el futuro de Venezuela no lo construyen unos pocos sino que será el fruto del esfuerzo de todos. De la peste de tanta corrupción política que ha conducido a Venezuela a la ruina moral, económica y social y que es causa de tanta muerte y destrucción en medio de nosotros.

Seguros estamos, que tú intercederás por nosotros. Desde ya te pedimos, oh Madre, que el próximo año, tu venida a Barquisimeto, se realice en el contexto de una fiesta de la libertad, que vengas sobre los hombros de un pueblo que unido a tu hijo Jesucristo y a ti como a su madre amorosa haya decidido asumir su destino y se haya decidido a re enrumbar a Venezuela por los auténticos caminos del progreso, la justicia, la solidaridad y la paz.

Viva La Divina Pastora
Viva el pueblo de Venezuela
Viva el pueblo de Lara
Sea alabado y bendecido por siempre Jesucristo.

Mons. Victor Hugo Basabe
Obispo de San Felipe

Obispos Venezolanos invitan al pueblo a “Despertar”. Exhortación de la XIC Asamblea CEV.

Obispos Venezolanos invitan al pueblo a “Despertar”. Exhortación de la XIC Asamblea CEV.

Con el lema “Dios consolará a su pueblo”, tomado del Profeta Isaías (49,13), el Episcopado Venezolano tituló su exhortación pastoral con la que concluyen la CIX Asamblea Ordinaria que se celebró entre los días 07 y 12 de Enero del presente año.

En el mensaje los Arzobipos y Obispos Venezolanos, dirigiéndose a todos los venezolanos, dentro y fuera del país, abordan la realidad de tragedia y sufrimiento que vivimos en Venezuela, sus causas y hacen una esperanzadora invitación a reaccionar, rechazando las posturas de resignación y conformismo. “¡Despierta y reacciona, es el momento!, lema de la segunda visita de san Juan Pablo II a Venezuela (1996), resuena en esta hora aciaga de la vida nacional. Despertar y reaccionar es percatarse de que el poder del pueblo supera cualquier otro poder” (N° 8).

Ver EXHORTACIÓN PASTORAL DE LA CEV, 12-01–2018.

 

 

La Conferencia Episcopal Venezolana eligió Junta Directiva para el Trienio 2018-2021

La Conferencia Episcopal Venezolana eligió Junta Directiva para el Trienio 2018-2021

Este martes 09 de enero se eligió en el marco de la realización de la CIX Asamblea Ordinaria Plenaria de la Conferencia Episcopal Venezolana la nueva Junta Directiva de la CEV para el trienio 2018-2021, donde fueron elegidos como Presidente Mons. José Luis Azuaje; Obispo de Barinas; primer Vicepresidente Mons. Mario Moronta; Obispo de San Cristóbal; segundo Vicepresidente Mons. Raúl Biord. Obispo de la Guaira; Secretario General Mons. José Trinidad Fernández, Obispo Auxiliar de Caracas.

En conformidad con el Capítulo II, Artículo 14 de los Estatutos Internos de la Conferencia Episcopal Venezolana, corresponde cada tres años elegir o renovar su junta directiva, en el cual se escogen al Presidente, Primer Vicepresidente; Segundo Vicepresidente y al Secretario General, cuyos cargos serán elegidos por votación secreta durante la realización de la Asamblea Plenaria.

Prensa CEV
09 de enero de 2018

Episcopado Venezolano realiza su CIX Asamblea Plenaria Ordinaria.

Episcopado Venezolano realiza su CIX Asamblea Plenaria Ordinaria.

Del 07 al 12 de enero de 2018 los Arzobispos y Obispos de Venezuela se reunirán para la realización de la Centésima Novena Asamblea Plenaria Ordinaria del Episcopado Venezolano.

Inicia formalmente el domingo 07 de enero a las 9:00 am en la Capilla “Trono de la Sabiduría” de la Universidad Andrés Bello (UCAB), con la Eucaristía, presidida por Su Eminencia el Cardenal Jorge Urosa, Arzobispo de Caracas, en la que se hará memoria del Bautismo del Señor, fiesta con la que litúrgicamente se cierra el tiempo de Navidad.

Las palabras de apertura estarán a cargo del presidente de la CEV Mons. Diego Padrón, Arzobispo de Cumaná, a las 10:00 am en el auditorio de la biblioteca al lado del Centro Cultural B.O.D, quien realizará una presentación del panorama nacional y eclesial de Venezuela. Por su parte, Mons. Aldo Giordano, Nuncio Apostólico en Venezuela, ofrecerá su acostumbrado saludo al inicio de esta asamblea del Episcopado Venezolano.

Este año corresponde, según estatutos de la CEV, la renovación de la Junta Directiva de la Conferencia Episcopal Venezolana, con las elecciones para el período 2018-2021, así como de las presidencias de las diversas Comisiones Episcopales que conforman la Comisión Permanente.

Durante el desarrollo de la Asamblea se trabajará el Plan Trienal 2018-2021 que es el producto del trabajo de los diversos órganos de la Conferencia Episcopal Venezolana, canalizado a través de la Secretaría General y los diversos Departamentos y servicios pastorales (SPEV) que la conforman. Responde a un mandato del Concilio Plenario de Venezuela, quien ve en él un “instrumento para la evangelización y animación pastoral” (ICM 239).

Recoge los desafíos pastorales que el mismo Concilio Plenario trazó y que la Conferencia Episcopal ha ido progresivamente asumiendo y que se han dinamizados en las propuestas hechas durante la Asamblea Nacional de Pastoral (ANP) con las diversas dimensiones que impregnan la acción de la Iglesia a través del Anuncio, la Comunión, El Compromiso Social y la Formación.

Para la culminación de la CIX Asamblea Plenaria Ordinaria, prevista para el 12 de enero, los Arzobispos y Obispos presentarán al país la acostumbrada Exhortación Pastoral con miras a los desafíos de la Iglesia en Venezuela ante esta situación de crisis.

Prensa CEV
05 de enero de 2018

Obispos Venezolanos invitan a vencer la desconfianza y votar masivamente este 15-Oct.

Obispos Venezolanos invitan a vencer la desconfianza y votar masivamente este 15-Oct.

La presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana ha hecho un llamado a toda la población venezolana a salir a votar masivamente en las elecciones regionales de este próximo 15 de Octubre.

Así lo han expresado a través de un comunicado con fecha del 05 de Octubre, donde además destaca que no nos podemos dejar ganar por la desconfianza y el desánimo. “No asistir a votar es condenarnos a nosotros mismos y condenar a las futuras generaciones a vivir en la carencia de lo más elemental para una vida digna y serena, como son los alimentos, los medicamentos y la seguridad personal y jurídica”.

Así mismo exhortan al CNE a anunciar con prontitud los resultados y al Plan República a velar por el buen desarrollo del proceso, así como también a apoyar a los candidatos que sean favorecidos en las urnas electorales, quienes además no deben presentarse como “oficialistas u opositores”, sino más bien como “servidores del pueblo”.

Al finalizar convoca a una jornada de oración por éxito de las elecciones, en todas las comunidades parroquiales, este Viernes 13 de Octubre.

VER Texto completo.

 

Iglesia Venezolana reconocerá de nuevo a los profesionales de la comunicación con el Premio Mons. Pellín.

Iglesia Venezolana reconocerá de nuevo a los profesionales de la comunicación con el Premio Mons. Pellín.

El Episcopado Venezolano, a través de su comisión de Medios de Comunicación Social, ha hecho público que para este 18 de Octubre tendrá lugar una nueva edición de la  entrega del Premio Mons. Pellín.

El premio Mons. Pellín es un galardón que otorga la Conferencia Episcopal Venezolana con el fin de reconocer y estimular las manifestaciones de alta calidad artística, de contenido ético y de valores cristianos, difundidos a través de los medios de comunicación social; así como premiar a personas e instituciones con una labor sobresaliente.

Este año el Premio Mons. Pellin, después de un paréntesis de 12 años, desde su última edición en el año 2005, quiere dedicar su décima quinta edición al esfuerzo del trabajo comunicacional en ocasión al tema propuesto por el Papa Francisco “Comunicar Esperanza y Confianza en nuestros tiempos”. 

Mons. José Luis Azuaje, 1er. Vicepresidente CEV: Las elecciones de la Constituyente fueron un fraude

Mons. José Luis Azuaje, 1er. Vicepresidente CEV: Las elecciones de la Constituyente fueron un fraude

La crisis en Venezuela se agrava según pasan los días y los obispos del país alzan la voz, junto al Vaticano, para exigir una solución inmediata, y denuncian que hubo fraude en las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente promovida por el Presidente Nicolás Maduro.

Mons. José Luis Azuaje Ayala, Vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela, Obispo de Barinas y Presidente Regional de Cáritas América Latina y el Caribe, aseguró en declaraciones a ACI Prensa que “tenemos una gran preocupación por la complejidad del momento”, pero sobre todo “por la degradación moral que se ha hecho presente en el país”.

“El gran número de asesinatos que según la fiscalía nacional son 121, de los cuales el 25% han sido asesinados por manos de organismos de seguridad del Estado y 40% por grupos de civiles armados afectos al régimen, con más de 1.500 heridos, con miles de detenidos, en poco más de tres meses, nos dan un cuadro dantesco que a cualquier persona o institución inquieta por estar en juego la vida de los ciudadanos”, aseguró.

Esto se une al desabastecimiento de productos básicos como alimentos y medicinas, lo que “es el resultado de las nefastas políticas gubernamentales, de la improvisación, de querer instaurar un socialismo sin asidero humanista, sino generando una permanente conflictividad plagada de corrupción y violencia”.

Mons. Azuaje Ayala afirmó que todos los obispos del país “mantenemos la esperanza que todo proceso histórico tiene un inicio y un fin” y “esto que nos sucede no es eterno, pero destruye a medida que avanza el tiempo”. Y esto a pesar de que “cada día se siente una mayor represión del gobierno a través de distintos organismos del estado o afectos al mismo por temor al pueblo organizado, y se va configurando la anarquía en la realidad nacional, es decir, el gobierno ha perdido su legitimidad y autoridad”.

Asamblea Constituyente y coacciones

El Prelado, al igual que gran parte de la comunidad internacional, se muestra convencido del fraude en el proceso electoral a la Constituyente con la que Maduro pretende perpetuarse en el poder. Sobre la confirmación de Smartmatic –empresa encargada del sistema de votación electrónico– de que hubo manipulación, el Prelado asegura que “no nos ha sorprendido”.

“El domingo 30 pudimos ver con nuestros ojos la poca participación de la gente en las elecciones. De esta forma se hizo una auditoría directa, informal, pero vivencial”. “Antes de las seis de la tarde, que era la hora oficial del cierre de las mesas, enviaron a hablar a una de las rectoras del Consejo nacional electoral (CNE) para que anunciara que por permanecer una inmensa cantidad de personas aún en las filas de votantes, se extendía la votación una hora más. Yo me asomé a la escuela que está cercana de la Curia diocesana donde había varias mesas electorales y parecía un desierto. Pretendían hacer creer que a esa hora había electores. Cosa más falsa. Era como el anuncio oficial del fraude”.

Pero además reveló que “antes y durante el proceso electoral a la Constituyente, muchas personas fueron coaccionadas y amenazadas para que asistieran a votar”. “Hay relatos de personas que son católicas, forman parte de nuestras parroquias y casi confiesan eso como si hubiera sido un pecado que no tuviera perdón, se sienten humilladas porque se les coartó la libertad, porque fueron amenazadas que perderían sus empleos o los beneficios recibidos en las misiones (programas sociales) del gobierno”. En definitiva, señaló que “es algo vergonzoso lo ocurrido”.

Diálogo con el Vaticano

El representante de la Conferencia Episcopal también abordó el proceso de diálogo que hubo en Venezuela entre el Gobierno y la oposición y donde el Vaticano participó como facilitador.

Denunció que lo que hubo al final fue “un diálogo fingido por parte del gobierno sin ningún resultado”. “Cada vez que este gobierno se ha visto en desventaja, ha pedido dialogar; pero siempre es el mismo guión: el diálogo es usado para ganar tiempo y avanzar en el proyecto hegemónico de totalitarismo y mayor poder de dominación”.

“La Santa Sede ha estado siempre pendiente de lo que sucede en el país. Tanto el Papa Francisco como el Secretario de Estado, Cardenal Parolin, están bien informados de la problemática del país. Siempre han tenido la disposición de mediar, y eso se lo agradecemos. Pero las experiencias enseñan. El diálogo fallido del mes de octubre a diciembre ha enseñado que con gobiernos como éste se debe tener algo más que la buena voluntad”, afirmó categórico.

Además, explicó que el Vaticano “le ha recordado al Gobierno que para volver a sentarse en la mesa común se debe cumplir lo acordado en el mes de octubre del año pasado y recordado por el Cardenal Parolin en la carta dirigida al presidente Maduro el primero de diciembre del 2016”.

Esto es “diseñar el calendario electoral, la liberación de los presos políticos, la apertura de un canal humanitario para dejar entrar alimentos y medicinas al país, y devolverle las atribuciones a la Asamblea Nacional”.

En su opinión, la solución real pasa por un “cambio total de gobierno a través de elecciones generales”, comenzando quizás con un “posible gobierno nacional de transición”.

Sin embargo, señaló que “no podemos olvidar la justicia” porque “ha habido mucha corrupción y violencia” y “los responsables de esto no pueden quedar sin ser investigados”.

Pero, ¿cómo actúa un cristiano ante este drama? “Un católico en las circunstancias en que vivimos debe ser un permanente promotor del bien común, la solidaridad y la justicia”, respondió. “No es tiempo de adornos, sino de ir a lo esencial, a lo que da un sentido a la vida”.

“Sabemos que nada será fácil cuando se trabaja por el bien de la comunidad, pero los cristianos tenemos un valor fundamental que es la fuerza del Espíritu Santo que no sólo nos anima, sino que nos ilumina en el caminar en medio de cizaña. Nos propone retos, pero nos da su fuerza”, afirmó.

Además, manifestó que “yo quiero llegar al extremo de decir que un católico no se puede plegar a las políticas excluyentes y mucho menos a la voraz corruptela que existe en el país, ni levantar su mano para golpear la dignidad de cualquier persona”.

“Un católico comprometido debe exigir justicia y trabajar por el pueblo con el único interés de desarrollar procesos que lleven a un mayor desarrollo humano integral”, expresó.

Prensa CEV
Nota de ACI Prensa
04 de agosto de 2017

Papa Francisco ha nombrado al Rvdo. P. Helizandro Terán Obispo de Ciudad Guayana.

Papa Francisco ha nombrado al Rvdo. P. Helizandro Terán Obispo de Ciudad Guayana.

El Santo padre Francisco ha nombrado al Rvdo. P. Helizandro TERÁN BERMÚDEZ, O.S.A., actual Vicario Provincial de la Orden de San Agustín, como Obispo de la Diócesis de Ciudad Guayana.

El P. Helizandro Terán Bermúdez nació en la ciudad de Maracaibo el día 7 de junio de 1965. Inicia sus estudios universitarios, en su ciudad natal, en la Universidad Cecilio Acosta y los interrumpe para ingresar al Seminario de los Padres Agustinos en la ciudad de Caracas, en 1987. Terminado su período de prenoviciado, es enviado en 1990 a la ciudad de Ocotal Nicaragua a realizar su año de Noviciado y emite sus primeros votos en 1991, iniciando así sus estudios de teología.

El 9 de septiembre de 1995, es ordenado Presbítero por Mons. Ovidio Pérez Morales, en la Parroquia Agustiniana Ntra. Sra. Del Perpetuo Socorro, en Maracaibo. En 1996 concluye sus estudios universitarios, obteniendo el título de “Licenciado en Educación Integral”, otorgado por la Universidad Católica Cecilio Acosta de Maracaibo. En 1998 se recibe como “Licenciado en Teología Dogmática”, por la Pontifica Universidad Gregoriana de Roma (Italia) mención Summa Cum Laude. Posteriormente, en el año 2000, obtiene el título de “Baccalaureatum en Filosofía” por la Pontifica Universidad Salesiana de Roma (Italia), mención Summa Cum Laude.

En el 2005 defiende su tesis doctoral titulada: “Maria Typus Ecclesiae in Doctrina Sancti Augustini”; obteniendo así el grado de: “Doctorado en Teología Dogmática”, en 2005, con mención Summa Cum Laude.

En cuanto a su actividad religiosa y profesional, el P. Helizandro se incorpora como Profesor de pregrado en la Facultad de Teología de la Universidad Andrés Bello de Caracas en 1999, impartiendo las cátedras de: Antropología Teológica y Misterio de Dios. En julio de 1999 es electo Consejero y Secretario Vicarial, formando parte del equipo de gobierno del Vicariato de los Agustinos en Venezuela, para el cuatrienio 1999-2002.

Ejerce la docencia a nivel de bachillerato en el Colegio San Agustín de Caricuao, a partir del año 2000, y se dedica a la animación pastoral de los alumnos. En el 2006, es nombrado Rector del Colegio San Agustín de Caricuao, cargo en el cual se sigue desempañando.

En julio de 2010 es electo Superior Mayor de los Agustinos en Venezuela, para el cuatrienio 2010-2014. Idiomas conocidos: inglés, francés, italiano y alemán.

 

Prensa CEV
29 de julio de 2017